Se cubren, hasta el límite fijado en las Condiciones Particulares, los gastos de reparación o reposición necesarios para conseguir restaurar la coherencia estética de la vivienda afectada por un siniestro cubierto por la póliza.

 

Se excluyen los efectos de rayaduras, desconchados u otros que causen imperfecciones no funcionales. De igual manera quedan excluidos los gastos de reparación de los daños estéticos provocados por terceros en la vivienda asegurada. La indemnización está condicionada a la efectiva reparación del daño y limitada a las estancias o habitaciones en las que se haya producido el siniestro.

 

A fin de delimitar la cobertura del siniestro, también quedan excluidos los aparatos de loza sanitaria, y vallas y muros de contención y/o perimetrales.

 

En caso de no existir materiales idénticos a los existentes, la restauración se realizará utilizando materiales de características y calidades semejantes a las de origen para que se adecuen lo máximo posible a lo que el asegurado tenía en un primer momento.



    Volver